Si nos planteamos el consumo energético desde el tema “piensa globalmente, actúa localmente” llegaremos a la conclusión de que reduciendo el gasto de energía en nuestro hogar lograremos un beneficio propio (las facturas serán menores) y al mismo tiempo contribuimos a reducir emisiones y a la destrucción de ecosistemas.

Casi cualquier elemento del hogar es factible de ahorro. Debemos tener en cuenta que el ahorro que se puede obtener con sistemas de alto consumo (como pueden ser la calefacción o el aire acondicionado) siempre será mayor que el que se produce en sistemas de bajo consumo (como con un decodificador de una TV o similar). Sin embargo, en la energía es un “todo resta” y muchos pequeños cambios dan lugar a un ahorro considerable.

Vamos a enunciar en qué sistemas y cómo podemos ahorrar energía con unos pequeños cambios. Si alguno no lo podemos realizar por el costo que supone, cambiando los de hábitos de uso como te comentamos en esta entrada, ya se estará produciendo el ahorro.

Sistemas de Calefacción:

  • Usa generadores de calor eficientes (calderas de condensación) y si es posible energías renovables como la solar; si no, usa algún tipo como biomasa o leña, finalmente nos quedará el gas o gasóleo aunque ya menos recomendables. No usar jamás la electricidad para calentar.
  • Cierra los radiadores de las estancias que no uses y si vas a estar fuera de casa más de 24 horas apaga completamente la calefacción.
  • Monta termostatos en las estancias o llaves termostáticas en los radiadores. No tengas la vivienda a más de 20 º C. La calefacción es para quitar el frío no para pasar calor.
  • Los radiadores libres, sin cortinas, cubre radiadores u hornacinas. En esos casos aumenta el consumo.
  • Ventila la casa en poco tiempo, 15 minutos por la mañana es suficiente. Posteriormente nunca abrir las ventanas y/o la puerta de forma innecesaria.
  • Una caldera en perfecto estado (revisada) consume mucho menos.

 

Sistemas de aire acondicionado

  • Si hay necesidad de uno, que sea de tipo INVERTER y de bajo consumo. Exija que le digan el consumo de cada aparato antes de comprarlo.
  • Si necesita una cantidad de Frig/h ajústese a ellas. Comprar un equipo más potente es consumir innecesariamente energía.
  • Para que no “se vaya el frio” lo mejor es que no entre calor. Baje las persianas si entra luz directa del sol.
  • No usar una temperatura inferior a 25 º. El aire acondicionado es para no pasar calor, no para pasar frio.
  • Nunca abrir ventanas y/o puertas con él funcionando.

 

Aislamiento de la vivienda:

  • Colocar aislamiento térmico en la vivienda te hará ahorrar en la factura.
  • Comprueba que todas las puertas y ventanas cierren bien. Poner una simple tira aislante en algunas de ellas te evitará la perdida de calor y/o frio por ellas

Electrodomésticos varios:

A la hora de comprar electrodomésticos selecciona siempre los de mayor eficiencia energética. Consulte la etiqueta, busque la letra más baja y si se añaden valores positivos (+) todavía mejor. Todo ello vendrá indicado por color verde. También se pueden encontrar valores del consumo de agua y otros. Suponiendo una vida útil de 10 años se produce un ahorro considerable.

Lavadoras:

  • Lava en frío siempre que sea posible, lo que más consume es calentar el agua.
  • Nunca lavar sin estar llena la lavadora.
  • No usar el prelavado.

 

Lavavajillas:

  • No usar temperaturas mayores a 50 º
  • No aclarar los platos antes. Ya lo va a hacer el propio lavavajillas
  • Utiliza detergentes ecológicos.

 

Frigorífico:

  • Siempre bien ventilado y separado de la pared.
  • No introducir comidas o bebidas calientes, dejar enfriar antes de introducir a temperatura ambiente.
  • Decide que coger antes de abrir la puerta. Tener la puerta abierta mientras se decide uno mismo supone un gasto enorme.
  • Descongelar si tiene escarcha el congelador.
  • Al descongelar los alimentos hazlo dentro del propio frigorífico. La propia temperatura de ellos redundará en nuestro beneficio.

 

Luces:

  • La luz más barata (de hecho es gratis) es la que se obtiene naturalmente. Abra las ventanas.
  • Apague la luz al salir de cualquier estancia.
  • Las bombillas de bajo consumo duran más y consumen mucho menos. Sustituya las de filamento. Los tubos fluorescentes también consumen muy poco.
  • Limpia los elementos emisores de luz a fin de que la suciedad no haga que se pierda en el camino.

 

Sistemas de cocina, hornos tradicionales

  • Una olla a presión ahorra luz y agua. Consume más de la mitad.
  • Tapando las cacerolas normales también se ahorra energia.
  • Una vitrocerámica, eléctrica o de inducción consume siempre más que si es de gas.
  • La puerta del horno no se debe abrir, salvo que sea imprescindible.
  • El horno siempre con grandes cantidades y a la temperatura adecuada.

 

ACS (Agua caliente sanitaria)

  • Evitar usar temperaturas altas y luego tener que mezclarlo con agua fría. 40 º es suficiente.
  • Todos los consejos para ahorrar agua son válidos para ahorrar energía cuando hablamos de agua caliente y de energía.

 

Ordenadores:

  • Usar siempre ordenadores que estén dotados de sistemas de ahorro energético.
  • Lo que más gasta es el monitor encendido. Use un salvapantallas de tipo “pantalla en negro”

 

Electrodomésticos en general (Modo reposo):

Apagar los aparatos mientras no se estén usando. Un decodificador, un DVD o similares consumen energía en el modo de espera. Apáguelos con el botón OFF si no los está usando.